CITAS
Hacer con soltura lo que es difícil a los demás, he ahí la señal del talento; hacer lo que es imposible al talento, he ahí el signo del genio. - Henry F. Amiel

Oportunidad ante la incertidumbre

Son necesarios equipos directivos diversos para afrontar los retos empresariales del futuro.

¿Es posible enfrentar con sabiduría los distintos riesgos que sufren actualmente los equipos directivos? Tras un año 2016 bastante convulso, y ante la certera posibilidad de que ciertos eventos se repitan, las empresas se han visto inmersas en una labor titánica: reconocer los peligros de un entorno en constante cambio y para transformarlos en oportunidades.

La incertidumbre actual se ha generalizado a tal punto que muchos la catalogan como nuestra “nueva realidad”. En aras de afrontar un futuro empresarial inseguro, los equipos directivos deben ser más eficaces a la hora identificar los riesgos y oportunidades asociados a los cambios, para desarrollar y ejecutar estrategias inclusivas.

Los riesgos asumidos dentro de una empresa impactan directamente en el crecimiento corporativo y en los resultados. De hecho, las compañías que son capaces de mitigar sus consecuencias y que responden con rapidez a las oportunidades, suelen alcanzar el éxito a largo plazo. Sin embargo, la gestión de riesgos es un sector que tradicionalmente ha sido ocupado por hombres, ya que existe la firme convicción de que las mujeres son reacias a los mismos. Los estereotipos de género continúan siendo un lastre para el sector empresarial.

Aunque la literatura académica se empeña en demostrar que somos más pesimistas respecto a los ingresos que los hombres y que experimentamos las emociones con mayor intensidad haciéndonos menos proclives a tomar decisiones arriesgadas, un estudio realizado por nuestra Firma indica lo contrario. En ocho de las diez categorías, los hombres perciben riesgos más elevados que las mujeres. Ambas excepciones son la seguridad y, en menor medida, las actividades de la competencia.

Las conclusiones de nuestro estudio resaltan que el hecho de tener mujeres en el consejo no conlleva a que se tomen decisiones menos arriesgadas. Es más, las mujeres no se precipitan a la hora de etiquetar una situación como riesgo, ya que solemos considerar el contexto y los matices para entender bien las implicaciones. A diferencia de los hombres, nosotras solemos avanzar con un sentido más amplio de la realidad, mientras que ellos consiguen una aceptación más sencilla.

No obstante, no todo es negativo. Con el tiempo observamos que número mayor de hombres adoptan un enfoque más colaborativo dentro de nuestras empresas. El paradigma tradicional sobre cómo ser un líder está cambiando paulatinamente, aunque a una velocidad estrepitosamente lenta.

A diferencia de los riesgos, encontramos que tanto hombres como mujeres perciben las oportunidades de una forma similar. Los cambios económicos son una prioridad para ambos sexos. También coinciden al identificar a las actividades de la competencia, el personal y los cambios tecnológicos como áreas de oportunidad. Con todo, mientras que muchas mujeres se consideran igual de capaces que ellos a la hora de detectar las oportunidades, lo hombres continúan asegurando que están más capacitados que nosotras.

Continúa existiendo una brecha entre ambos sexos como consecuencia de la cultura y de la educación. Por tanto, las mujeres reaccionan antes los riesgos de forma distinta que los hombres. Podemos destacar que, por ejemplo, a la hora de enfrentarse a incertidumbres, las mujeres suelen mencionar el miedo, mientras que los hombres mencionan la ira. Esto, además de ser un factor relevante dentro de la educación, responde a un aspecto natural en la diferencia de género.

En definitiva, hombres y mujeres tienen perspectivas distintas de cómo identificar y afrontar los riesgos empresariales. Por ello, contar con equipos directivos diversos es primordial para la adecuada gestión de las empresas en un mundo cada vez más complejo donde los riesgos no se presentan de forma predecible. Un equipo mixto aporta una mayor variedad de opiniones, lo que desemboca paulatinamente en una correcta gestión de la empresa.

Artículo escrito por Isabel Perea, Socia de Auditoría de Grant Thornton 

Todavía no hay comentarios en "Oportunidad ante la incertidumbre"

    Escribir un comentario

    Su email no será publicado