CITAS
Existe algo mucho más escaso, fino y raro que el talento. Es el talento de reconocer a los talentosos. - Elbert Hubbard

Cuando los empleados creen en el proyecto de empresa

Los robots de software y las tecnologías cognitivas cada vez están más presentes en las empresas y en nuestra vida en general.

La automatización inteligente ha llegado para mejorar sensiblemente la calidad y la velocidad de numerosas tareas y procesos que, en diferentes sectores profesionales como la banca, la sanidad o la educación, ocupan hasta el 40% de la jornada laboral.

En la Era Cognitiva en la que nos encontramos ya contamos con sistemas que aprenden de la experiencia, recuerdan datos y son capaces de generar hipótesis.

Por todo esto, y desde una visión positiva del futuro, los profesionales podremos centrarnos en tareas que requieran creatividad, pensamiento crítico, desarrollo de las relaciones interpersonales, etc.

Los puestos y las organizaciones van a transformarse profundamente, por lo que emergerán otros tipos de trabajos, de empleados y de líderes.

Inteligencia colectiva

Un entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo (VICA), del que tanto hablamos, es la realidad en la que estamos inmersos. El manager debe aprender a dirigir en este contexto y, además, liderar a personas muy diferentes en un ecosistema abierto y expuesto. Por ello, es normal que llegue a sentir que se encuentra ante una situación y un nivel de exigencia que le supera.

Sin embargo, los líderes tienen la clave a su alcance: la inteligencia colectiva. Si son capaces de ser un imán para atraer y retener a los mejores profesionales; si son capaces de hacer que las personas crean en el proyecto de empresa, entonces contarán con una ayuda de máximo valor.

Para conseguir movilizar esa inteligencia colectiva es necesario renunciar a algunos “privilegios” tradicionales de los directivos y cambiar su comportamiento:

• Compartir información. ¿Cuánta? la máxima posible. De esta forma a las personas se les permite pensar por sí mismas y aportar.

• Aceptar la crítica y así fomentar la participación en todos los niveles de la organización.

• Confiar en las personas, proporcionar espacios de autonomía y con ello conseguir una mayor responsabilidad personal en el trabajo, en el autoaprendizaje y en el desarrollo.

• Gestionar la diferencia y conseguir que cada persona se sienta tratada individualmente.

• Tolerar el error que parte de buenas iniciativas y respaldar a las personas que tienen el valor de intentar avanzar.

• Ser verdadero, creíble y congruente. Estamos programados genéticamente para detectar la falta de autenticidad y de forma inconsciente protegernos de ella.

• Permitir entornos de aprendizaje que cuestionan y mejoran lo establecido; fomentar los equipos que construyen su propio conocimiento. Cuando las tareas repetitivas las realicen los robots, las personas nos centraremos en innovar y generar nuevas ideas. Por ello, debemos estar preparados para resolver problemas desconocidos y responder a preguntas todavía no formuladas. Sólo las empresas que cuentan con personas vinculadas emocionalmente con sus objetivos, valores y cultura son capaces de crear y aportar mucho más de lo que las descripciones de sus puestos indican. Bibliografía

Belén Cuadrado Jiménez es Directora de Calidad y Gestión del Talento en Fundación Estudio y, además, ha participado en el Máster en Gestión del Talento en la Era Digital de LIDlearning y La Salle IGS y Colaborador de la Asociación Centro de Dirección de RRHH

Todavía no hay comentarios en "Cuando los empleados creen en el proyecto de empresa"

    Escribir un comentario

    Su email no será publicado